Page 44

Sochinut_43_3

265 Nutrición y actividad física en personas con discapacidad intelectual después de finalizar el último taller en cada grupo. En ambos puntos temporales se realizaron los mismos cuestionarios y mediciones antropométricas, para estimar el cambio entre los puntos inicial-finales. ANÁLISIS ESTADÍSTICO Para el análisis estadístico de los datos se realizaron análisis descriptivos, presentando los resultados en medias, desviación estándar y porcentajes. Se utilizaron pruebas estadísticas paramétricas como el test de la prueba T y ANOVA para analizar las diferencias entre las medias de dos grupos de variables cuantitativas y prueba Chi-cuadrado para variables cualitativas no paramétricas, así como las prueba de rango de Wilconxon. Se comparó la diferencia inicial-final de todas las variables con la prueba T para muestras relacionadas; y la prueba T para muestras independientes, en el caso de la comparación inicialfinal del efecto de los grupos que realizaron o no realizaron ejercicio físico. Antes de cada test estadístico, se realizaron los test de normalidad al inicio, y entre grupos (test de Kolmogorov- Smirnoff) y test de homogeneidad (test de Levene). Se consideraron diferencias significativas con p<0,05, con un intervalo de confianza del 95%. El análisis de los datos recolectados se procesó mediante el sistema SPSS® (versión 21). Para el cumplimiento de los objetivos nutricionales, se calculó el porcentaje (%) de incremento o decremento del final con respecto al final, si por ejemplo incrementaron la puntuación del KidMed, que % lo incrementó, quedando descrito. RESULTADOS La población estudiada (n=19) presentaba diferentes discapacidades, con una edad media de 31 (± 5,9) años, de los cuales once eran hombres (58%) y ocho mujeres (42%). Con respecto a la valoración antropométrica de los individuos, 5% presentaba bajo peso (n=1), 37% normopeso (n=7), 42% sobrepeso (n=8) y 16% obesidad (n=3). En cuanto al perímetro de la cintura, 11% de ellos estaban por sobre el perímetro de riesgo (cuadro 1). Los resultados de las encuestas sobre ejercicio físico se observó que ninguno cumplía con las recomendaciones de al menos 30 minutos diarios de ejercicio o actividad física o un equivalente en METs. Se observó un desequilibrio en la ingesta de los individuos: la mayoría se encargaban del cocinado a diario, con alguna ayuda de personal de apoyo (monitores), reconociendo una cierta autonomía, que deriva en una ligera tendencia a técnicas culinarias sencillas, pero poco recomendadas, como por ejemplo las frituras. Sólo 5% (n=1) cumplía con las recomendaciones diarias de fibra (situadas en 25-30 g/diarios). Con respecto a la grasa total hay diferencia entre la primera y segunda medición como se aprecia en la cuadro 2: en la primera encuesta al menos siete consumían más de 40% de grasa de la energía total diaria y en la segunda 10 de ellos consiguían reducir la ingesta de la misma. Sin embargo, las medias de ingesta de porcentaje energético en forma de grasa, fue muy parecido al inicio y al final (a los 3 meses de haber terminado el último taller de la intervención). Todo el exceso de grasa, que se ha comentado anteriormente, tiene relación con la ingesta energética y favorece que 58% de los participantes tenga sobrepeso u obesidad. En cuanto al consumo de fruta, se observó un descenso respecto al primer registro, ya que en este alcanzaban casi una ración y media (1,35 ± 0,87) diaria y en el análisis del segundo registro de 72 horas, casi no llegaba a una ración (1,02 ± 0,8) diaria. Se observó una ligera mejora en el peso corporal, sin diferencias estadísticamente significativas (p=0,99), ni tampoco en la grasa corporal (p=0,8). No se observaron cambios significativos en la ingesta energética procedente de cada uno de los macronutrientes tras la intervención. Se observaron cambios significativos tras la intervención en el colesterol de la dieta (p=0,004) y el perfil de calidad de la dieta medido mediante el cuestionario KidMed (p<0,001). De los 11 candidatos con sobrepeso u obesidad, 7 de ellos (64%) consiguieron bajar de peso, 1 se mantuvo (9%) y otros 3 (27%) subieron de peso. De los que perdieron peso (n=7), dos (29%) pasaron de obesidad (IMC>30) a sobrepeso (IMC entre 25 y 29,9), dos (28%) se mantuvieron en sobrepeso, otros dos (29%) bajaron de sobrepeso a normopeso y el último (14%) se mantuvo en obesidad. TABLA 1 Datos descriptivos iniciales. Características de los participantes (n=19) Frecuencia (n) Porcentaje (%) Sexo Masculino 11 58 Femenino 8 42 Media (DE) Rango Edad (años) 31,1 (± 5,9) 21-46 Peso (kg) 71,4 (± 20,0) 48,8-121,5 Talla (m) 1,7 (± 0,1) 1,41-1,98 IMC 25,8 (± 4,6) 18,3-35,9 Perímetro cintura (cm) 82,2 (± 19,4) 60,5-114,5 Masculino 87,4 (± 14,3) 72,0-114,5 Femenino 74,1 (± 8,0) 60,5-78,9 Resumen de las características iniciales de los participantes sometidos a estudio, expresados como Media (±Desviación Estándar) y agrupados en rangos o porcentajes.


Sochinut_43_3
To see the actual publication please follow the link above