Page 14

Sochinut_43_3

235 Efecto de una dieta personalizada en mujeres embarazadas con sobrepeso u obesidad Nacional de Salud o en registros médicos previos, a este peso se le sumó el aumento de peso durante el embarazo según el IMC pregestacional, tomando como referencia las tablas de Casanueva y colaboradores 2008 (ANEXO 5). Con el peso ideal se calculó el porcentaje de peso esperado, de acuerdo con el IMC previo a la gestación y la edad de gestación (%PeIMCpgEg) mediante la siguiente fórmula: (14) %PeIMCpgEg = (peso real kg / PeIMCpgEg kg) x 100 Con los datos anteriores, se realizó una proyección del peso de las embarazadas si no se hubiera implementado una dieta personalizada en relación al peso que tenía inicialmente, multiplicando el peso real por el %PeIMCpgEg entre 100, obteniendo de esta manera el peso proyectado. Los estudios bioquímicos de glucosa, hematocrito y hemoglobina se realizaron en el laboratorio de la UMF No. 56, al inicio y a los tres meses de implementación de la dieta, para lo cual fue necesario que la persona se encontrara en ayuno de 8 horas. Dichos resultados fueron registrados en la hoja de análisis bioquímicos, (ANEXO 4) . Se evaluaron que los resultados de dichas pruebas se encontraran entre los siguientes valores: Al finalizar estas evaluaciones, la PLNCA determinó el cálculo del gasto energético estimado (GEE) de cada paciente con la fórmula: (15) GEE = 448 – (7.95 x edad en años) + Actividad física X (11.4 x peso en kg + 619 x estatura en m) El peso utilizado fue el peso previo a la gestación: La actividad física se consideró de la siguiente manera (ANEXO 6): (15) El gasto energético total (GET) se calculó con la fórmula: (16) GET= GEE + Factor embarazo + Depósito de energía El factor embarazo utilizado fue de 160 kcal en el segundo trimestre y 272 kcal en el tercero tanto en sobrepeso y obesidad. Para el segundo y tercer trimestre el depósito de energía es de 180 kcal (16). La distribución de macronutrimentos empleada fue de 10-12% de proteína (+10.7 g/día), lípidos 30-35% e hidratos de carbono 50-55% (principalmente alimentos con bajo índice glucémico) (17). A cada paciente se le proporcionó un formato con las raciones de alimentos que debía consumir a lo largo del mes, (ANEXO 7). A las gestantes se les citó mensualmente para verificar el cumplimiento del plan de alimentación mediante la aplicación de la encuesta de recordatorio de 24 horas y además se pesaron para comparar el peso ideal de las pacientes, con el peso proyectado y el peso real para de esta manera conocer si los aumentos de peso gestacional van siendo adecuados. Los datos obtenidos serán registrados en sus respectivas hojas de registro. Para el análisis estadístico de las variables cuantitativas se utilizaron medias, desviación estándar e intervalo de confianza, se utilizó prueba de Kruskal Wallis para la identificar si había diferencia entre las medianas: del peso ideal, real y proyectado. Para el análisis estadístico se utilizaron las tablas de porcentajes o gráficas de distribución de frecuencia utilizando prueba de McNemar. El programa estadístico utilizado fue NCSS 2007 con un nivel de confianza de 95%. RESULTADOS Se intervinieron 53 mujeres embarazadas con sobrepeso u obesidad con un promedio de edad de 26.7 años ± 5.3, peso 70.8 kg ± 9.4, talla 1.57 m ± 0.05, e IMC pregestacional de 28.5 ± 2.9. Las características generales de las embarazadas: laborales, estado civil, escolaridad, antecedentes heredofamiliares patológicos, se encuentran en cuadro 1. Destacan que la mayor parte de ellas son casadas, la frecuencia mayor de escolaridad es de secundaria (poco más del 50%), el 41.5% tiene antecedentes de DM2; poco más de ¾ partes tiene sobrepeso y las demás obesidad de acuerdo al IMC pregestacional. Todas las características de la dieta mejoraron (p<0.0067), excepto la de suficiente. La característica de la dieta correcta que tuvo mejor cambio fue la completa con 51% de diferencia, (tabla 1). En todos los macronutrimentos y la energía, se incrementó la frecuencia de gestantes con porcentaje de adecuación recomendada de 90-110%, debido a que algunos de los que tenían insuficiente o excesivo, pasaron al porcentaje recomendado. El único que tuvo diferencia significativa fue lípidos. El alimento que mayormente mejoró su frecuencia de consumo fueron las verduras con un aumento de 26.5% y las frutas con 15%. Por otra parte, el grupo de los azúcares es el que representó mayor disminución con 15.1%, (tabla 3). En actividad física (tabla 4), 24.5% de las pacientes dejaron de tener actividad sedentaria, y el porcentaje de mujeres con actividad física activa del inicio al final incrementó 32.1%. No se presentaron casos de muy activa ni al inicio ni al final. El promedio de peso entre cada intervención fue 0.7 kg para el peso ideal, 1.8 kg para el real y 2.7 kg para el proyectado. Entre la primera y segunda intervención fue cuando hubo un aumento mayor de peso real. No hubo significancia estadística entre el peso ideal, real y proyectado de acuerdo a las semanas de gestación, (tabla 5). Las mediciones del peso que se realizaron, se observó que las medianas del peso real estuvieron más cercanos al ideal y se alejaron más del proyectado, (tabla 5). Las gráficas 1 y 2 muestran el promedio de peso de las pacientes de acuerdo a las semanas de gestación; se observa en la gráfica 1 que los promedios del peso real y proyectado se acercan en las semanas 20 y 24, sin embargo, logran separarse en la semana 28, es menor el peso real y se acerca al ideal. En la gráfica 2 se observa que los promedios del peso real e ideal, no se acercaron al peso proyectado, y ambos se acercan Determinación Rangos normales Hemoglobina Segundo trimestre e inicio del tercero: 10-13 mg/dL Término del tercer trimestre: 13-15 mg/dL Hematocrito Segundo trimestre e inicio del tercero: 32.5-41.0% Término del tercer trimestre: 37-48% Química sanguínea Zeman-Nay, 1996 (14) Actividad Nivel de actividad física Sedentaria 1.0 a 1.39 Poco activa 1.4 a 1.59 Activa 1.6 a 1.89 Muy activa 1.9 a 2.5


Sochinut_43_3
To see the actual publication please follow the link above