Page 101

Sochinut_43_3

las que por su interés histórico merecen ser conocidas en su integridad. 322 MÉDICOS PRECURSORES El análisis del PCAP no puede estar ajeno al contexto histórico de la época, cruzado por la omnipresente “cuestión social”, fenómeno caracterizado por el conjunto de problemas derivados de la industrialización y urbanización que Chile experimentó desde los años 1880 (11-13). Se multiplicaron en la prensa, en el Congreso Nacional y en las memorias universitarias, los debates y estudios sobre el alcoholismo, la prostitución, las viviendas insalubres y la mortalidad infantil, junto a otros flagelos que afectaban a los sectores populares (14-15). Las acciones de la beneficencia de raíz católica y de las sociedades de socorros mutuos -importantes durante gran parte del siglo XIX- se mostraron insuficientes para enfrentar una “cuestión social” que desbordaba los márgenes de la caridad y asociatividad (16-17). La higiene fue el dispositivo central al cual apeló la comunidad médica en su lucha en contra de los problemas sociales, a lo que ayudó la naciente institucionalidad sanitaria del país. En 1892 se creó el Consejo Superior de Higiene Pública, que permitió centralizar las medidas sanitarias y consensuar políticas sobre la materia, mientras que en 1918 fue fundada la Dirección General de Sanidad, actuando como órgano ejecutivo y de fiscalización del recién promulgado Código Sanitario, a cargo del médico Ramón Corbalán Melgarejo (18). Las primeras leyes sociales buscaron dar respuesta a los problemas sociales más urgentes, en particular la ley de habitaciones obreras (1906), la ley de descanso dominical (1907), la ley de sala cuna (1914) y la ley de accidentes del trabajo (1916) (19). Sin embargo, fue con la promulgación del paquete legislativo de septiembre de 1924 -fruto de un movimiento militar que derrocó al Presidente Arturo Alessandri- que se abordó de manera integral el problema social en Chile. En esa oportunidad se aprobaron ocho leyes sociales, destacando la ley N°4054, impulsada por el médico Exequiel González Cortés, que instauró la seguridad social (20). Por último, un paso importante en el diseño de políticas sanitarias lo constituyó la creación en 1924 del Ministerio de Higiene, Asistencia, Previsión Social y Trabajo, cuyo primer ministro fue el médico Alejandro del Rio. A nivel profesional, los médicos desde muy temprano buscaron organizarse gremialmente, fundando la Sociedad Médica de Santiago en 1869, de Concepción en 1893 y de Valparaíso en 1913. Esta última jugó un papel fundamental en la defensa de los intereses del sector médico del puerto y en el fortalecimiento de la asistencia pública y sanitaria de la ciudad, teniendo una destacada participación los médicos Federico Engelbach, Plutarco Badilla, José Grossi, Hugo Grove y Gustavo Fricke, entre otros (21). En 1924, gracias a la nueva ley de sindicalización profesional, se fundó en Valparaíso el Sindicato de Médicos de Chile con la participación de algunos miembros de la Sociedad Médica de esa ciudad, con la finalidad explícita de luchar por “el mejoramiento moral y económico de la profesión” y por la correcta aplicación de la ley de seguro social (22). En términos políticos, si bien no tuvo una posición partidaria definida, el Sindicato se manifestó de acuerdo con el proceso de transformaciones sociales que el país vivía en la época y cuestionó a la Sociedad Médica de Santiago por sus enfoques tradicionales y su excesivo centralismo (23). La Sociedad Médica de Valparaíso fue la responsable de promover en las páginas de su revista -Revista de la Sociedad Médica de Valparaíso, entre 1926 y 1929- estudios sobre la Yáñez J. C. nutrición, la mortalidad infantil y los beneficios de la lactancia (24). En 1930 la Sociedad comenzó a publicar la Revista de la Alimentación Popular, bajo la dirección del doctor Germán Vogel, para que sirviera de órgano de propaganda en la realización del PCAP. Si bien tuvo sólo dos números y terminó su circulación una vez finalizado el encuentro, sirvió como espacio de debate y de difusión de las actividades de una primera generación de médicos preocupados por la alimentación de la población de escasos recursos. Además de publicar estudios sobre nutrición, la revista fue importante en la recaudación de recursos para el congreso, a través de la adhesión y pago de las respectivas cuotas. Se informó de la participación de numerosas municipalidades, instituciones científicas y organizaciones profesionales, pero ante la falta de dinero se solicitó ayuda al Estado, para lo cual se contó con el apoyo del diputado José Manuel Ríos (25). El Comité Ejecutivo del PCAP comenzó a reunirse de manera permanente desde comienzos de 1930 en los locales de la Sociedad Médica de Valparaíso y bajo la presidencia de Vicente Dagnino, médico de dilatada trayectoria en el campo del alcoholismo y epidemiología (26). Lo secundaban los médicos Hans Bethzold, Edwyn Reed, Carlos Schwarzenberg, Enrique Valenzuela Rosas, Humberto Vera y Germán Vogel como secretario y Ernesto Ewertz como tesorero. Una de las funciones principales del Comité Ejecutivo era la coordinación de los distintos expositores que se presentarían al PCAP, a fin de dar cumplimiento al programa propuesto, el cual estaba dividido en cinco secciones: médica; bromatología e inspección sanitaria; producción, abastecimiento y comercio; legislación y economía social; educación y propaganda (27). PRIMER CONGRESO DE ALIMENTACIÓN POPULAR El 24 de enero de 1931 se inauguró en la ciudad de Valparaíso el PCAP, bajo la iniciativa de la Sociedad Médica de esa ciudad. Si bien sus alcances específicos son difíciles de medir, estamos en condiciones de señalar que expresó el deseo de un grupo de médicos de conducir el debate público y científico con la finalidad de formular políticas públicas sobre alimentación. Esto aparece evidente al constatar la seriedad con que los profesionales asumieron el desafío de presentar sus trabajos y exponerlos al debate crítico de la comunidad científica, así como por su diversidad y número, los que alcanzaron el medio centenar. Presidente del Congreso fue electo por unanimidad el destacado médico Luis Calvo Mackenna y como Secretario General Germán Vogel. De las cinco secciones originales en las que estaba organizado el encuentro se lograron reunir solo tres: médica, bromatología y economía social. Entre las presentaciones destacan temas tan variados como el problema del raquitismo, los regímenes alimentarios en guarniciones y cárceles, diversos estudios sobre el pan, las vitaminas, la calidad de las harinas, métodos analíticos de la bromatología, microbiología de los alimentos, desayuno escolar, ferias libres y la enseñanza de la alimentación en los colegios, entre otros (28). Dentro de las actividades complementarias al congreso, estuvo la visita realizada a algunas fábricas de Valparaíso con el fin de conocer las técnicas de producción y la realización de un muestrario de alimentación, donde se exhibieron alimentos indicando su valor nutritivo y costo. Entre las conclusiones del PCAP se encuentran el mejoramiento agrícola, el uso de abonos y la promoción del consumo de pan integral y de azúcares naturales, como la miel y la uva. En el aspecto institucional se propuso la creación de un


Sochinut_43_3
To see the actual publication please follow the link above