Page 87

Rev Nutr 43-4

Rev Chil Nutr Vol. 43, Nº4, 2016 416 Nikolai Anichkov y los cien años de la hipótesis sobre el colesterol y la aterogénesis Nikolai Anichkov and one hundred years of the hypothesis about cholesterol and atherogenesis EL ORIGEN DE LA HIPÓTESIS En la era de la lipidómica, proteómica y la metabolómica, es difícil creer que la asociación del colesterol con la aterogénesis ya tiene más de cien años. Así es y, por lo demás, es una interesante historia científica. Nikolai N. Anichkov (o Anitshkow, en versión alemana) fue un investigador médicomilitar formado en la más conservadora tradición de la Rusia Zarista nacido en 1885 en San Petersburgo, Rusia. Graduado como médico comenzó a servir en 1903 en la Academia Médica Militar Imperial de San Petersburgo y combinaba sus deberes militares con su curiosidad científica realizando investigación como patólogo experimental. La observación de muestras de anatomía patológica provenientes de pacientes fallecidos en el Hospital General de San Petersburgo, motivó su curiosidad por entender por qué en los pacientes de mayor edad observaba lesiones en los grandes vasos, especialmente en aquellos con bifurcaciones, en las cuales identificó la presencia de colesterol, sustancia descubierta por el anatomista francés Poulletier de la Salle (1719-1788), quien en 1769 aisló un compuesto de carácter "aceitoso" (según su propia definición) desde la vesícula biliar de cadáveres (1). Quien redescubrió el colesterol años después fue el gran químico, también francés, Michel-Eugéne Chevreul (1786-1889), reconocido como el "padre" del conocimiento Alfonso Valenzuela B. (1,3) Miguel Ángel Rincón (1) Rodrigo Valenzuela (1,2) (1) Laboratorio de Lípidos y Antioxidantes, Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), Universidad de Chile, Santiago, Chile. (2) Departamento de Nutrición, Facultad de Medicina, Universidad de Chile, Santiago, Chile. (3) Escuela de Nutrición, Facultad de Medicina, Universidad de los Andes, Santiago, Chile. Dirigir la correspondencia a: Profesor Alfonso Valenzuela B. correo electrónico: avalenzu@inta.uchile.cl Este trabajo fue recibido el 30 de Noviembre de 2015 y aceptado para ser publicado el 11 de Agosto de 2016. ABSTRACT The relationship of cholesterol to atherogenesis already fulfilled one hundred years. The merit of this important discovery is attributed to a Russian military doctor, Nikolai Anichkov, who using rabbits as experimental model, was able to show the accumulation of “lipoids” when he fed animals with a diet rich in cholesterol. His experimental observations were criticized by many researchers, since he used an animal that is not carnivorous, so it was an inappropriate model. Anichkov published very few scientific articles, and all of them in Russian language. Only in 1933 he could make public his work to the Western world by publishing a review on his scientific work in English. Was only in 1984 when the scientific community recognized the merit of his research, which was pioneer in the understanding that we have today about the relationship of artherogenesis and cholesterol. Key words: Nikolai Anichkov, cholesterol, atherogenesis. sobre las materias grasas. El producto que separó de la bilis humana lo llamó "colesterina" aunque su función metabólica no era entendida (2). En aquella época las lesiones de los vasos sanguíneos se identificaban como "lipoides" y se asociaban principalmente como “efectos de la vejez”, hipótesis apoyada por muchos anatomistas y patólogos. Motivado por su vocación experimentalista Anichkov decidió investigar el origen de las lesiones asociadas a los "lipoides". Entre 1903 y 1905 la hipótesis más preponderante sobre el origen de estas lesiones era la de Ilia Metchnikow (1845-1916), también médico e investigador ruso, quien proponía que estas lesiones eran el resultado de un excesivo consumo de proteínas de origen animal. Su hipótesis no tenía respaldo científico pero era aceptada debido al prestigio de quien la proponía, Metchnikow es más conocido como el "padre de los probióticos". Siguiendo esta hipótesis, Anichkov decidió alimentar conejos con leche, huevos, yema de huevos y con diferentes proteínas de origen animal. En todos los protocolos experimentales encontró lipoides, aunque no pudo identificar qué tipo de proteína los producía. Finalmente, no convencido con la hipótesis de Metchnikow, quien ya en aquella época era un respetable Premio Nobel, Anichkov animó a uno de sus estudiantes, Semen S. Chalatov, para primero purificar colesterol a partir de la yema de huevos, DOI 10.4067/S0717-75182016000400012


Rev Nutr 43-4
To see the actual publication please follow the link above