Page 36

Rev Nutr 43-4

Características de la variación de la ingesta diaria de energía de las mujeres jóvenes universitarias de estratos socioeconómicos medios en Bogotá 365 Un argumento, referido en diferentes artículos, es que la varianza dentro del individuo disminuye al aumentar el número de días (17,37), esta afirmación no es muy precisa pues esta varianza sería consecuencia de los factores que determinan las características de la alimentación y como tal debería ser un atributo de la persona, no de los días en que se evalúa su alimentación. Lo que pudiera ocurrir con el aumento del número de días en que se evalúa el consumo, es que disminuya el error de estimación de la media, e incluso de la varianza, lo que mejoraría las estimaciones pero no modificaría los atributos de los individuos. El que la hipótesis de homocedasticidad haya sido rechazada en el caso de las mujeres universitarias determinó que, en la modelación de las ingestas de energía, el modelo de Beaton fuera sustituido por un modelo de efectos mezclados, con componentes de la varianza, para representar los diferentes valores de la variabilidad de las ingestas individuales; por ello, en el modelo de Beaton, la hipótesis eij ~ n(0,σ2 d ) fue sustituida por eij ~ n(0, σ2 i ), donde i representó el individuo y j el día, esto significó sustituir la noción de varianza dentro,σ2 d ,por una familia de varianzas, σ2 i ,para representar los diferentes valores de la variabilidad individual. Su comportamiento poblacional fue representado por una distribución de probabilidad para describir la variabilidad en la población. En nuestro caso de estudio la distribución observada para las varianzas fue bastante simétrica, aunque se ha reportado la presencia de asimetría positiva en otras poblaciones (16). La simetría se correspondería con un predominio de valores que marcarían una relativa homogeneidad en las ingestas de energía para una buena parte de la población. En las mujeres jóvenes universitarias no se encontró correlación entre días, lo cual determinó que su ingesta diaria de energía pudiera ser considerado como un proceso completamente aleatorio, en el que el valor en un día cualquiera fue independiente de lo ingerido en días anteriores. Este comportamiento pudiera ser considerado como uno más de los trastornos en la alimentación de ese grupo poblacional y sería una más de las características de las conductas en la alimentación que han sido reportadas como causantes de los problemas de alimentación y nutrición de los universitarios (19, 21, 25,30). Se hubiera esperado identificar algún patrón de autocorrelación teniendo en cuenta el efecto que pudieran tener los diferentes factores que influyen en la alimentación; sobre todo porque, específicamente en el caso de la energía, Neuhaus y cols. (38) identificaron mecanismos fisiológicos que explicarían la autocorrelación de las ingestas. En otras poblaciones ha sido reportada autocorrelación entre las ingestas de diferentes días, Tarasuk y Beaton (17) la reportaron en el caso de la energía y Hankin y cols. (16) para la energía y otros nutrientes. Al estudiar mujeres adultas, Bray y cols. (39) y Champagne y cols. (40) determinaron la existencia de un período de corrección de aproximadamente 4 días para las ingestas de energía, período en el cual las personas corrigieron las desviaciones de sus ingestas respecto al valor medio de su ingestión calórica total, esta autocorrección caracterizó la existencia de algún tipo de patrón de relación entre las ingestas diarias y sustenta la hipótesis de la posible existencia de dependencia de las ingestas de días consecutivos. Estos elementos harían esperar que la hipótesis de independencia del modelo de Beaton pudiera no ser cierta en muchas poblaciones. La hipótesis de independencia ha sido utilizada profusamente tanto en artículos como en libros de texto, incluso en softwares, como MSM, en el que la independencia es una premisa fundamental para la validez de su procedimiento de ajuste de la distribución de las ingestas (34). Vale comentar que el sistema PC-SIDE asume un patrón exponencial para las correlaciones entre días, patrón que fue estudiado por Carriquiry y cols. (41). A pesar de la importancia de la hipótesis de independencia son pocos los estudios dedicados a validarla. La hipótesis de independencia entre días ha sido muy utilizada en la planificación de la evaluación de las ingestas, sin embargo se reconoce que de no ser cierta pudieran afectarse las precisiones en las estimaciones del consumo (42). La dependencia en las ingestas en días consecutivos o cercanos determinaría que se necesite evaluar el consumo un número mayor de días que el que sería necesario en presencia de independencia para lograr estimaciones con la misma precisión (7). Estas correlaciones no han sido consideradas al planificar la evaluación dietética en muchos artículos y libros de texto que modelan estadísticamente las ingestas y los factores que influyen en su variación; los que en general han supuesto, sin ningún tipo de fundamentación o validación, la independencia entre días de consumo. Para disminuir el posible efecto de la correlación entre días sobre las estimaciones del consumo, el sistema PC-SIDE recomienda espaciar los períodos de evaluación (35). CONCLUSIONES Las estudiantes universitarias presentaron un comportamiento en la ingesta de energía semejante al reportado en otras poblaciones de estudiantes universitarias, lo que evidenció que comparten los mismos problemas nutricionales: En el caso de la energía no cumplieron con las recomendaciones nutricionales y no se observaron diferencias al comparar la alimentación de días entre semana con los fines de semana. En el caso de las estudiantes universitarias de estratos medios en Bogotá fue posible considerar como válida la hipótesis de independencia entre días consecutivos o contiguos, pero no la de homocedasticidad. En la población estudiada la variabilidad individual de las ingestas de energía deben modelarse utilizando una distribución de probabilidad, igual tratamiento debe darse al número de días en que debe evaluarse el consumo para poder estimar las ingestas de energía Dada la importancia de poder evaluar, con la mayor precisión posible, las ingestas de energía y nutrientes del individuo para disponer de información válida sobre su estado nutricional; se deben promover estudios que analicen la validez de las hipótesis del modelo de Beaton para así perfeccionar los procedimientos de evaluación dietética. RESUMEN Introducción: El estándar de oro para la estimación de la ingesta habitual de las personas es el promedio del consumo de múltiples días. Esta estimación descansa en el modelo de Beaton, que considera independencia y dos fuentes de variación: entre y dentro de los individuos. Existen evidencias y argumentos fisiológicos de que esto no necesariamente se cumple siempre, lo cual tendría efectos muy relevantes sobre los procedimientos de evaluación dietética. Sujetos y Métodos: Durante 28 días se registró el consumo diario de alimentos a 43 mujeres, universitarias de clase media; capacitadas y supervisadas para recoger la información. Resultados: Se registraron bajos niveles de ingesta calórica total, sin diferencias al comparar días entre semana y fines semana. Considerando los valores de ingesta de cada persona como una serie cronológica, no se encontraron autocorrelaciones considerando retardos entre 1 y 7 días. Se presentaron diferencias entre


Rev Nutr 43-4
To see the actual publication please follow the link above