Page 34

Rev Nutr 43-4

Características de la variación de la ingesta diaria de energía de las mujeres jóvenes universitarias de estratos socioeconómicos medios en Bogotá 363 mujeres universitarias, como se aprecia el valor que correspondería a la estimación de la varianza dentro si hubiera heterocedasticidad, σd= 381,5, fue ligeramente semejante a la mediana de la distribución por lo que el modelo de Beaton no hubiera representado correctamente la variabilidad de las mujeres estudiadas. Al considerar las series de tiempo determinadas por la ingesta calórica total en cada uno de los 28 días en que se registró la ingesta para cada una de las participantes, se analizó la presencia de autocorrelación parcial en cada una de las 43 series obtenidas utilizando para ello retardos entre 1 y 7 días. La figura 4 muestra la distribución de los valores que fueron obtenidos para esas autocorrelaciones según cada uno de los retardos, así como el comportamiento de los valores P de la prueba t para su significación. Como se aprecia en el gráfico, los valores P de la prueba para cada uno de los retardos y cada una de las series individuales no detectó autocorrelaciones, solamente en dos casos (4,7% del total) el valor P correspondiente al retardo 1 día mostró valores menores que 0,01 y por tanto, para esas dos personas, su ingesta calórica total correlacionó con la del día anterior. Al no cumplirse la hipótesis de homocedasticidad y ser representadas las varianzas por una distribución probabilidad, como se indicó en la figura 3, el número de días en que debería evaluarse el consumo para estimar la ingesta de energía, también debió ser representado utilizando una distribución de probabilidad. La figura 5 muestra las estimaciones de núcleo de la distribución del número de días para estimar el patrón de ingesta de energía en las mujeres de la población estudiada. Las estimaciones se realizaron según diferentes criterios: en dos casos se utilizó el criterio de estimar el valor medio de las ingestas con confiabilidad del 95% y con precisiones del 10% y 15% de la Recomendación Nutricional en Colombia (2250 Kcal) (3); en los otros dos casos el criterio fue que la estimación tuviera una correlación con la ingesta verdadera de 0,90 y 0,95 respectivamente (9). En todos los casos se calculó, adicionalmente, el número de días en que se requeriría evaluar el consumo suponiendo que la hipótesis de homocedasticidad hubiera sido cierta. Como se aprecia en la figura 5, la aplicación del criterio convencional de homocedasticidad hubiera conducido a la obtención de registros de consumo diarios que en múltiples casos hubieran sido excesivos y en otros insuficientes para cuantificar la ingesta calórica total de las personas en la población estudiada. DISCUSIÓN La ingesta calórica total en este grupo poblacional fue muy inferior a lo recomendado para la población colombiana de similar edad y género. Los valores observados para las ingestas de energía de las universitarias colombianas estuvieron en el orden numérico de los reportados en diferentes estudios que han evaluado nutricionalmente las poblaciones de estudiantes universitarias de sexo femenino y que también han detectado bajas ingestiones calóricas (25-28). Diferentes estudios que han analizado las características de la alimentación de los estudiantes universitarios, han encontrado que se caracterizan por la presencia de trastornos nutricionales determinados por la presencia de patrones de alimentación poco variados y con predominio de comidas rápidas (19-21). Anigstein (29), en una investigación cualitativa, señaló que el problema no ha radicado en la falta de información sino en situaciones personales, el contexto donde la alimentación tiene lugar y los alimentos disponibles; afirmación que ha sido corroborada por otros estudios; incluso estudiantes de nutrición o del área de la salud, presentan los mismos trastornos nutricionales que el resto de la comunidad universitaria, lo que ha evidenciado que los conocimientos profesionales en el área de la nutrición y la alimentación no han tenido un efecto determinante sobre FIGURA 4 Autocorrelaciones en las series de consumo individuales según diferentes retardos.


Rev Nutr 43-4
To see the actual publication please follow the link above