Page 75

Rev Nutr 43-1

73 Estudio de aceptabilidad y saciedad de barritas de cereal altas en fibra dietética en escolares de una escuela rural de Chile miga, ya que se oscurece, además su estructura fue más gruesa y la firmeza menor, según el estudio de Skendi y colaboradores (19). Los autores lo atribuyen a la compleja estructura molecular y forma física de las fracciones de la harina incluidas en la formulación de la masa. Se observó que el consumo de las barritas produjo saciedad en los estudiantes, aunque en algunos casos no tuvo ningún impacto (respuesta 3: “no tengo hambre ni estoy satisfecho”), y en otros se mantuvo la sensación de hambre. Las barritas con β-glucano no produjeron mayor saciedad respecto a las barras control como se esperaba, ya que de acuerdo a la hipótesis de que β-glucano aumenta la viscosidad en el intestino delgado y retrasa la digestión de los alimentos, debería producir más saciedad (20). De acuerdo al estudio de Pentikäinen y colaboradores (21), 4 a 8 g de β-glucano tienen efecto en la saciedad, mientras que en el estudio de Hlebowicz et al. (20), se concluye que 4 g de β-glucano de avena en una comida semisólida no afecta la saciedad en sujetos sanos. Después de 2 horas de haber consumido las barritas, aumenta la sensación de hambre, como se observa en la tabla 3. En el caso de las barritas de sabor manzana, la sensación de hambre (calificación 1 y 2 de la escala Escala Visual Análoga) es menor para las barritas con β-glucano respecto a la barrita control, con 51.6 y 62.2% respectivamente de respuestas para calificación 1 y 2 que indica “muero de hambre“ y “un poco de hambre”. En el caso de las barritas de sabor frutos rojos las respuestas fueron muy similares. Al analizar los resultados que comparan los cambios promedios en el nivel de saciedad, se observa que en el caso de las barritas de manzana, las que contienen β-glucano y por lo tanto mayor contenido de fibra dietética, provocaron mayor saciedad después de 2 horas de haber consumido la barrita (tabla 6), aunque no fue significativa esta variación. La fibra dietética, especialmente la fibra soluble y β-glucano contribuyen a mejorar la saciedad gracias a su estructura, viscosidad y solubilidad (22-24). El limitado efecto en la saciedad podría ser explicado porque la dosis recibida de β-glucano fue insuficiente. En este estudio no se evaluaron otros potenciales efectos metabólicos positivos, para lo cual se requieren intervenciones a más largo plazo. A pesar de ello es altamente destacable la excelente aceptabilidad de las diferentes barritas, que cumplen plenamente con una colación altamente saludable. RESUMEN Se desarrollaron barritas de cereal destinadas a la colación infantil en dos sabores: manzana y frutos rojos. Las barritas se elaboraron con avena y frutos deshidratados, con bajo contenido de grasas saturadas, azúcares totales y sodio. Se evaluó el efecto de la incorporación de 2.5% de β-glucano en las barritas sobre la aceptabilidad sensorial, saciedad y tolerancia digestiva en escolares de educación básica. Los resultados obtenidos demostraron alta aceptabilidad sensorial para todas las barritas (ambos sabores, con y sin β-glucano), siendo mayor en niños de 1° a 4° básico y en hombres (p<0.05). El consumo de las barritas produjo saciedad en los niños, sin encontrase diferencias significativas por efecto de la presencia de β-glucano. Respecto a la tolerancia digestiva, no se presentaron casos de malestar, lo que indica que todas las barritas de cereal fueron bien toleradas. La incorporación de β-glucano en las barritas no afecta la aceptabilidad sensorial de éstas y tampoco afecta la saciedad respecto a barritas sin β-glucano. Palabras clave: β-glucano, sensorial, aceptabilidad, saciedad, barrita de cereal. Agradecimientos: Este trabajo forma parte del proyecto InnovaChile-CORFO, código 10DCO-8632 “Desarrollo de consorcio entre entidades tecnológicas de vanguardia para el desarrollo de nuevos productos funcionales en base a cereal con aporte significativo en la salud humana”. Los autores agradecen la colaboración de la empresa Ideal S.A. en el desarrollo y elaboración de las barras de cereal. BIBLIOGRAFÍA 1. Mohamed S. Functional foods against metabolic syndrome (obesity, diabetes,  hypertension  and  dyslipidemia) and cardiovasulardisease. Trends Food Sci Technol. 2014; 35: 114-28. 2. Matsuda M, Shimomura I. Increased oxidative stress in  obesity: Implications for metabolic syndrome, diabetes,  hypertension, dyslipidemia, atherosclerosis, and cancer. Obes Res Clin Pract. 2013; 7: e330-e41. 3. Nejat EJ, Polotsky A, Pal L. Predictors of chronic disease at midlife and beyond - the health risks of obesity. Maturitas 2010; 65: 106-11. 4. Lagstrom H, Hakanen M, Niinikoski H, Viikari J, Ronnemaa T, Saarinen M et al. Growth Patterns and Obesity Development in Overweight or Normal-Weight 13-Year-Old Adolescents: The STRIP Study. Pediatrics 2008; 122: e876-e83.  5. Ratner R, Hernández P, Martel J, Atalah E. Calidad de la alimentación y estado nutricional en estudiantes universitarios de 11 regiones de Chil. Rev Med Chil 2012; 140: 1571-9. 6. Nava MC, Pérez A, Herrera H, Hernández R. Hábitos alimentarios, actividad física y su relación con el estado nutricional-antropométrico de preescolares. Rev Chil Nutr. 2011; 38: 301-312 7. Crovetto M, Zamorano N, Medinelli A. Estado nutricional, conocimientos y conductas en escolares de kinder y primer año básico en 3 escuelas focalizadas por obesidad infantil en la comuna de Valparaíso, Chile. Rev Chil Nutr. 2010; 37: 309-20. 8. Fung C, McIsaac J-L, Kuhle S, Kirk S, Veugelers P. The impact of a population-level  school  food and nutrition policy on  dietary  intake and body weights of Canadian children. Prevent Med. 2013; 57: 934-40. 9. Kaczmarczyk M, Miller M, Freund G. et al., The health benefits of dietary fiber: Beyond the usual suspects of type 2 diabetes mellitus, cardiovascular disease and colon cancer. Metabolism 2012; 61: 1058-66. 10. Kendall CWC, Esfahani A, Jenkins. The link between dietary fibre and human health. Food Hydrocolloids 2010; 24: 42-8 11. Othman R, Moghadasian M, Jones P. Cholesterol-lowering effects of oat β-glucan. Nutri Rev 2011; 69:299–309. 12. Clegg M, Thondre P. Molecular weight of barley β-glucan  does not influence  satiety  or energy intake in healthy male subjects. Appetite 2014; 83: 167-172. 13. Kuznicki JT, Kuznicki RA, Johnson AF, Rutkiewic. Selected Sensory Methods: Problems and Approaches to Measuring Hedonics. ASTM International 1982. 14. Donadini et al., 2012 Donadini G, Fumi MD, Vanoni L, Porretta S. Hedonic response to cheese in preschoolers. J Sensory Studies 2012, 27: 176–87. 15. Blundell J, de Graaf C, Hulshof T, Jebb S, Livingstone B, Lluch A, Mela D, Salah S, Schuring E, van der Knaap H, Westerterp M. Appetite control: methodological aspects of the evaluation of foods. Obes Rev. 2010; 11:251-70. 16. Volikakis P, Biliaderis C, Vamvakas C, Zerfiridis G. Effects of a commercial oat-β-glucan concentrate on the chemical,


Rev Nutr 43-1
To see the actual publication please follow the link above