Page 48

Rev Nutr 43-1

en Colombia (ENSIN-2010). El país vive una transición demográfica 46 y nutricional debido a que su población presenta al mismo tiempo problemas por déficit y exceso de peso en los diferentes grupos de edad. En niños aún se observa un retraso del crecimiento (desnutrición crónica), en especial en aquellos en nivel 1 y 2 del Sistema de Identificación de Potenciales Beneficiarios de Programas Sociales (SISBEN). En adultos la obesidad es mayor en mujeres y a mayor nivel del SISBEN, en la zona urbana, sin diferencias por etnia ni escolaridad. La prevalencia de obesidad abdominal es mayor en hombres en niveles de SISBEN más altos en la zona urbana y en las mujeres con menor nivel educativo (6). El exceso de peso en la población gestante muestra una tendencia al incremento, a pesar de los esfuerzos realizados para su prevención (Política de Seguridad Alimentaria, Ley de Obesidad, Guías alimentarias para la población Colombiana) (7). Las parasitosis intestinales son actualmente uno de los principales problemas médico sociales en el mundo, principalmente en los países en vías de desarrollo, donde las servicios básicos sanitarios, la educación y cultura higiénica son inadecuadas, favoreciendo su permanencia en estas regiones (8). Estas enfermedades se presentan sin distinción de edad, raza, género, estado económico o situación geográfica, incluso su frecuencia puede variar de una región a otra, haciéndolas difíciles de controlar, no sólo por su gran difusión sino por los diversos factores que intervienen en su propagación tales como ambientales, culturales inmunológicos y genéticos (9,10). A pesar que la tasa de mortalidad de las enfermedades parasitarias es baja, la morbilidad es alta, deteriorando la calidad de vida de quienes lo padecen, causando trastornos como pérdida de peso, retardo del crecimiento, pérdida de apetito, problemas cognitivos y mala absorción de nutrientes. En Colombia al igual que otros países en vía de desarrollo, se han realizado numerosos esfuerzos para controlar el desarrollo de las parasitosis (campañas educativas, tratamiento antiparasitario, infraestructura sanitaria), sin embargo su prevalencia permanece alta especialmente en las zonas económicamente deprimidas. Lo que sugiere reforzar las políticas hacia la educación en la comunidad centrándose en aspectos como el conocimiento de los mecanismos de transmisión de estos parásitos, de los hábitos higiénicos personales (como lavarse las manos antes de la preparación de los alimentos, antes de comer y después de defecar, no caminar descalzos, hervir el agua entre otras) y de la vivienda (11,12). El objetivo de la presente investigación fue establecer el estado nutricional, los factores de riesgo y la prevalencia de parásitos intestinales en una población vulnerable del municipio de Iza. SUJETOS Y METODOS Población estudiada: el municipio de Iza tiene una población de 2013 habitantes de los cuales 52% corresponde a población rural y 48% a urbana, de los cuales 1532 pertenecen al régimen subsidiado de acuerdo al puntaje de clasificación del SISBEN; de estos la población de adultos mayores fue 244, niños menores de cinco años 163 y gestantes 7. Se realizó un estudio de tipo descriptivo de corte transversal, en donde la muestra estuvo conformada por 91 adultos mayores, 46 niños menores de cinco años y 7 mujeres gestantes. Inicialmente para seleccionar la muestra de niños menores de cinco años, se realizó la identificación de la población en riesgo de desnutrición, teniendo en cuenta el tamizaje de su condición nutricional, en los registros de control de crecimiento y desarrollo en la entidad de salud del municipio, la Empresa Social del Estado Rodríguez A. y cols. (E.S.E) Luis Patiño del Municipio de Iza- Boyacá- Colombia. Para el caso de los adultos mayores fueron convocados la totalidad y se incluyeron en el estudio aquellos que voluntariamente quisieron participar, manifestación hecha mediante el consentimiento informado. De esta forma la muestra estuvo conformada por 144 personas. Ética: en la investigación se siguieron las normas éticas para trabajos en la comunidad, tratadas en la resolución 008430 de 1993 del Ministerio de Salud de Colombia (13), por otra parte fue aprobada previamente por el Comité de Etica de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia - Tunja. Encuesta: la encuesta fue diseñada teniendo en cuenta los objetivos del proyecto y fue estandarizada y validada en el grupo de investigación de Atención Primaria en Salud de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia - Tunja, con los semilleros de investigación pertenecientes al grupo. Para la aplicación, se impartió una sesión informativa sobre los alcances del proyecto y educativa sobre parasitismo intestinal a los adultos mayores, padres o tutores, a las madres comunitarias responsables de cada uno de los hogares, y a las mujeres gestantes. Luego se solicitó por medio de consentimiento informado quienes voluntariamente deseaban participar en el estudio y se les aplicó una encuesta que hacía referencia a los siguientes aspectos: caracterización socioeconómica, hábitos alimentarios, hábitos higiénicos y condiciones de la vivienda entre otros. En el caso de los niños menores de cinco años se preguntó también aspectos relacionados con la lactancia materna, crecimiento y desarrollo; información que fue obtenida de sus madres. Estudio nutricional: para la evaluación del estado nutricional se tomó el peso utilizando una balanza digital grado médico (RICE LAKE RL- 440HH, precisión de 1g), Balanza electrónica pesa bebe (marca Detecto, precisión 1mg). La estatura se midió con un tallímetro en madera con pieza movible y mediciones en centímetros con exactitud de un milímetro. El estado nutricional en los adultos mayores se halló con el Índice de Masa Corporal (IMC) y se clasificaron en diferentes estadios según las tablas de clasificación de la sociedad española de nutrición parenteral y enteral (SENPE -2010) (14). Para los niños se calcularon los indicadores: peso para la edad (P/E), talla para la edad (T/E), peso para la talla (P/T) e IMC. Se tomaron como referencia las tablas publicadas en conjunto por el Instituto de Bienestar familiar (ICBF) y el Instituto Nacional de Salud (INS) (15). En las gestantes se empleó IMC ubicándolo en la gráfica ATALAH; según semana de gestación (16). Estudio de marcadores hematológicos y bioquímicos: en ayuno se tomaron 7 ml de sangre periférica, mediante punción venosa; 3 ml para la determinación de hematocrito (Hto) y hemoglobina (Hb), se depositó en un tubo de 13 X 75 mm que contenía ácido etildiaminotetraacético (EDTA) como anticoagulante y se procesó en capilares sin heparina que fueron centrifugados en microcentrífuga por cinco minutos a 2.500 rpm y luego se midió el valor en la tabla de lectura estandarizada. La determinación de Hemoglobina se realizó con el método colorimétrico estandarizado de la cianometahemoglobina utilizando el reactivo de Drabkin. Para la determinación sérica de los marcadores bioquímicos como hierro, ferritina, transferrina y proteína C reactiva (PCR) se utilizaron los otros 4 ml se sangre que fueron depositados en tubo sin anticoagulante de 13 X 100 mm y posteriormente centrifugados. El hierro y la transferrina se procesaron por método colorimétrico, la ferritina y la PCR por método turbidimétrico, empleando reactivos ®Biosystem. El


Rev Nutr 43-1
To see the actual publication please follow the link above