Page 27

Rev Nutr 43-1

Nivel de satisfacción de requerimientos energéticos y de macronutrientes en la ingesta usual de escolares en sectores rurales de la sierra ecuatoriana 25 mada se transforma de nuevo a la escala original. La principal bondad del uso del PC_SIDE radica en que permite obtener la ingesta habitual tanto de los nutrientes como de los alimentos y la posibilidad de tomar en cuenta, al momento de realizar la estimación, variables como la edad, el sexo, el peso de los individuos y la secuencia de la medición a la cual corresponde el consumo de alimentos cuyos datos han sido obtenidos a través del test de 24 horas. Una vez que estima la distribución de la ingesta usual, si se dispone de los requerimientos individuales de los nutrientes de interés, se puede obtener la prevalencia del consumo inadecuado como el porcentaje de individuos cuya ingesta usual no alcanza a cubrir el requerimiento estimado promedio de un nutriente en particular (EAR, Estimated Average Requirement) (12). Sin embargo, no siempre es posible disponer de la distribución de requerimientos individuales; ya que dicho cálculo requiere conocer una cantidad importante de información a nivel personal. En el Ecuador, a través del Ministerio de Salud Pública y del Instituto Nacional de Estadística y Censos, se realiza la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT-ECU) la cual reporta en su último informe (13), que en la Sierra Rural la prevalencia del consumo inadecuado de proteínas (10,9%) de hierro (76,3%), de zinc (26,4%), de vitamina A (92,3%), así como del consumo excesivo de carbohidratos (39,2%), presenta porcentajes que se encuentran sobre el promedio de la población. En dicha publicación, se advierte que debido a limitaciones de la metodología usada, “no es posible alcanzar una buena precisión”(13). Lo anterior indica que en el país se carece de información confiable sobre la ingesta habitual de energía y nutrientes a nivel de la población en general, y, en particular, de la situación existente en las zonas rurales. Adicionalmente, la ENSANUT-ECU (13) reporta haber usado el “recordatorio de 24 horas de un solo día, empleando la metodología sugerida por Jahns et al., para ajustar por la variabilidad intraindividual” para obtener información sobre el consumo de alimentos en la población ecuatoriana, pero no proporciona detalles sobre cuáles son los datos que sirven de referencia para obtener la varianza externa estimada ni realizan discusión sobre las condiciones que hacen que la varianza externa que han tomado sea la apropiada para ajustar la distribución usual de nutrientes en la ingesta ecuatoriana. En todo caso, al momento de aplicar cualquier varianza externa estimada debe discriminarse entre centros urbanos y poblaciones rurales, tomar en cuenta los rangos de edad de los grupos y el nutriente particular de la ingesta de cuya estimación se extrajo dicha varianza. Poseer datos sobre la ingesta habitual de los individuos y específicamente de niños y adolescentes en edad escolar, representa una información clave que permite a los estados implementar las políticas adecuadas para mejorar la salud de la población. Esto adquiere mayor relevancia en los sectores rurales, socioeconómicamente deprimidos, que históricamente han sido los más vulnerables; ya que la ingesta inadecuada de los mismos constituye un factor de riesgo que puede ocasionar la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles. El presente estudio, realizado en estudiantes de áreas rurales del Cantón Pujií, de la Provincia de Cotopaxi, con edades entre 8 y 15 años, tuvo por objetivo determinar: 1) Los requerimientos energéticos individuales tomando en cuenta los niveles de actividad física que realizan; 2) los niveles de suficiencia de energía y de macronutrientes (grasas, proteínas y carbohidratos), y del equilibrio de la dieta según los estándares internacionales. SUJETOS Y MÉTODOS La presente investigación estuvo enmarcada en el Proyecto SER MEJORES1, desarrollado en las siete instituciones educativas públicas existentes (2014-2015) en la Zona 3 de planificación, ubicada en el Cantón Pujilí, de la Provincia de Cotopaxi, que por una parte, constituye una área de influencia de la Universidad de las Fuerzas Armadas (ESPE), que fungió como institución de acogida ante la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT) para el desarrollo del proyecto de investigación y por otra, corresponde a una de los cantones más pobres del país (15) con 85,4% de población rural. Específicamente, las instituciones educativas participantes en el Proyecto fueron: 1) Unidad Educativa Delia Ibarra de Velasco (Barrio La Merced), 2) Colegio Nacional Manuel Eduardo Cepeda (Alpamálag de Acurios); 3) Unidad Educativa Miguel de Cervantes (Alpamálag de Acurios); 4) Escuela Básica Guaranda (Barrio Isinche de Tovares-Infantes); 5) Escuela Fiscal República de Italia (Alpamálag de Ramos Pamba); 6) Escuela Fiscal Modesto Villavicencio (Barrio Patoa de Quevedo); y la 7) Escuela Fiscal Mixta Felipe Sarrade (San José de Alpamálag). El diseño de la investigación fue no experimental, de campo, con estudio evolutivo longitudinal y multivariable de rasgo ya que el foco de atención estuvo dirigido a varios eventos del contexto (16). Para las mediciones del peso y la talla de los estudiantes, se siguieron los pasos especificados en el Instructivo del Ministerio de Educación ecuatoriano (17) con dos registros de cada medida. Se cumplió con los estándares éticos internacionales para la investigación con seres humanos (18), con la autorización de los padres los estudiantes participantes y con los avales de la Zonal N° 3 y de la Dirección Distrital de Educación Pujilí-Saquisilí para la realización de la investigación en las instituciones educativas en las que se desarrolló el Proyecto Ser Mejores. Como apoyo para el cálculo de los requerimientos energéticos individuales, se practicó un cuestionario abierto, tanto a los estudiantes como a sus padres, en donde se solicitó información sobre las actividades realizadas durante el día, la forma de traslado utilizada para ir a la escuela y su duración. Cruzando la información proporcionada se logró clasificar la actividad física realizada por cada uno de los estudiantes y, en los casos donde hubo discrepancia, se verificó nuevamente la información suministrada por ambas fuentes. Para la clasificación de la actividad física realizada se utilizó el criterio de Torun (19), aceptado por la Consulta de Expertos FAO/WHO/UNU (20, p. 29-30) para grupos de poblaciones sobre los 5 años de edad, que establece que la proporción del Gasto Energético Total (GET) que corresponde a los individuos según las actividades físicas desarrolladas. La aplicación de un par de pruebas piloto permitió establecer algunos criterios para la inclusión de los grupos participantes en la investigación, para de esta forma tener una mejor aproximación a los evento en estudio: Se realizó un muestreo por autoselección (16), conformado por secciones completas de tres grados de educación básica (quinto, sexto, séptimo) y tres de bachillerato (octavo, noveno, décimo). No se consideró la inclusión de estudiantes que cursaban grados inferiores con la finalidad de disponer de una primera fuente 1. Programa PROMETEO de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT, Ecuador)


Rev Nutr 43-1
To see the actual publication please follow the link above