Page 12

Rev Nutr 43-1

emergente que, con apoyo estratégico adecuado, garantizaría cambios positivos en los patrones de compra de los estudiantes 10 (26). Hasta ahora se ha visto que las diferencias en el comportamiento alimentario de los estudiantes se hacen evidentes con base al tipo de establecimiento al que asisten, del mismo modo se han encontrado diferencias en la percepción de los estudiantes respecto de las acciones que los establecimientos llevan a cabo para promover hábitos de alimentación saludable. Por lo anterior se vuelve interesante saber si las prácticas e iniciativas que las escuelas realizan son capaces de revertir el efecto de los determinantes que subyacen en la elección del tipo de establecimiento (capacidad de pago y el capital cultural). En la tabla 3 se compara para cada tipo de dependencia las medias en el puntaje de hábitos alimentarios con base al desarrollo de ciertas prácticas de autocuidado en el establecimiento. El ítem que determina un mayor cambio en las medias es el de educación para la salud, donde, con independencia del tipo de establecimiento, los alumnos que declaran estar expuestos a talleres y clases de alimentación saludable obtienen 1,6 puntos más que los que no lo están. En los demás ítems las diferencias tienden a ser menores, aunque la capacidad de discriminación en los ítems es mayor en los establecimientos municipales. Así por ejemplo, los alumnos de esta dependencia que reportan que siempre venden golosinas y bocadillos en sus establecimientos obtienen 1,27 puntos menos de quienes reportan lo contrario. En los establecimientos pagados en cambio esta diferencia es de sólo 0,77. El ítem sobre kioscos saludables, contrario a la tendencia, discrimina con mayor fuerza los grupos de estudiantes en los establecimientos particulares subvencionados. En efecto, en esta dependencia los alumnos que afirman que en su establecimiento existen kioscos saludables obtienen 1,04 puntos más que su contraparte. Si bien con la tabla 3 se demuestra que ciertas prácticas de promoción por parte del establecimiento se asocian con cambios observables en el índice de alimentación saludable. Por sí solas estas medidas no logran contrarrestar por completo el efecto del tipo de establecimiento y las correspondientes características de origen de sus estudiantes. Apremia la necesidad de fortalecer aún más un enfoque preventivopromocional en los espacios escolares, sobre todo al interior del subsistema municipal y particular subvencionado, donde se concentran con mayor frecuencia los estudiantes más vulnerables. las actitudes y comportamientos de la población escolar asociados actividades de promoción escolar en salud nutricional se alejan del estándar que pretende la política pública, y, más aún, sufre el impacto de la segmentación socioeducativa. Fenómeno este último que se instala más allá de las tradicionales diferencias en pruebas de rendimiento, para escalar a los hábitos de alimentación no tan sólo de los eventuales consensos entre las familias, los colegios y el Estado, sino que además de un marco regulatorio claro y específico que junto con la acción educativa oriente la demanda alimenticia más allá de la capacidad de libre elección de sostenedores y familias. nutricional de la población escolar en Chile han hecho de los hábitos alimentarios una preocupación de creciente interés para las políticas educativas y de salud pública. Esta investigación estadísticos descriptivos e inferenciales, la dimensión hábitos alimentarios en la población de alumnos de octavo básico 2013 según el tipo de establecimiento al que pertenecen. Luego se analiza la influencia de la gestión preventiva-promocional saludable de su alumnado. Los resultados dan cuenta de una segmentación de la dieta alimentaria de los estudiantes con base a su dependencia educacional, encontrándose diferencias del sistema particular pagado y los del sistema municipal y particular subvencionado respectivamente. Los alimentos que evidenciaron una mayor segmentación en su consumo fueron los lácteos y las frutas. educativo. TABLA 3 CONCLUSIÓN La evidencia presentada en este artículo demuestra que a los hábitos alimentarios, así como la percepción de las saludable y la acción promocional. La eficacia de la política pública a este respecto precisa RESUMEN Los alarmantes cambios en el perfil epidemiológico compara, con base a índices construidos ad hoc y del establecimiento sobre los hábitos de alimentación de 0.49 y 0.39 desviación estándar entre los alumnos Palabras clave: Hábitos de vida saludable; segmentación; hábitos alimentarios; educación para la salud; sistema Hábitos alimentarios según actividades de promoción en el establecimiento. Ítems Municipal Dif. Part. Subv. Dif. Pagado Dif. Sí No Sí No Sí No Venden bebidas gaseosas 29,42 30,40 0,98 30,41 30,93 0,51 33,41 34,20 0,79 Venden comida rápida 29,47 29,96 0,49 30,44 30,69 0,24 33,30 33,80 0,49 Venden golosinas y bocadillos 29,54 30,81 1,27 30,44 31,24 0,80 33,45 34,22 0,77 Hay carteles o afiches con publicidad de bebidas gaseosas o comida rápida 29,39 30,00 0,61 30,23 30,75 0,52 33,20 33,77 0,57 Me enseñan en clases o talleres que es bueno comer más frutas y verduras 30,60 29,00 1,60 31,47 29,90 1,58 34,58 32,99 1,59 Hay kioscos saludables 30,50 29,62 0,87 31,42 30,38 1,04 34,28 33,40 0,88 Nota: Ítems de expresión dicotómica (sí-no), la tabla expresa los promedios de cada opción calculados con base al total de valores válidos Fuente: Elaboración propia con base a datos SIMCE 2013 Castillo V. y cols.


Rev Nutr 43-1
To see the actual publication please follow the link above